3 recomendaciones para memorizar en tiempo récord una presentación

Entre los principales miedos de las personas que debe hablar en público es el temor a quedarse en blanco o de no ser capaces de memorizar el texto. Si bien es cierto que cuando se trabaja con tiempo, se estudia y practica repetidamente, el discurso termina por fijarse en la memoria de forma natural y sin demasiado esfuerzo. No obstante, y por diversas razones no siempre se dispone del tan preciado tiempo; lo que obliga a forzar la máquina para aprender en tiempo récord la presentación.

¿Cómo acelerar el proceso de memorización?

  1. Dotar de direccionalidad la presentación

En palabras más simples, que la misma tenga claro su hilo argumental. Cuando se construye el discurso de forma tal que el texto siga una línea narrativa con sentido, se contribuye a que la memoria pueda recordar mejor el guion. Los argumentos ordenados con secuencia lógica acrecientan la capacidad nata de recordarlos, en comparación a si estuviesen distribuidos aleatoriamente.

Otra de las ventajas es que si en un momento se olvida lo que tocaba decir, es posible acudimos al hilo conductor rápidamente para continuar el discurso y de ser preciso, saltar el trozo que no se ha podido recordar. Asimismo y pese a que se olvide una frase, permite llegar al mensaje principal de la presentación debido a que en todo momento se sabe hacia dónde se va.

  1. Dividir para vencer

Al momento de memorizar un texto, nada más recomendable que dividir en pequeños apartados temáticos la presentación, para después ordenarlos lógicamente siguiendo el hilo argumental de la misma y al final, memorízalos por separado. Está comprobado que la velocidad de retención se incrementa cuando se trata de fragmentos cortos, lo que permite centrarse en aquellos en los que se tiene mayor problema.

Si de generar tranquilidad se trata, la solución es disponer de un papel con una palabra clave para cada apartado, señalados siguiendo el hilo argumental, con el propósito de ayudar a recordar el orden sin que se tenga que contar con todo el texto escrito.

  1. Memorizarlo como el que se aprende una canción

¿Cómo alguien se aprende las canciones que le gustan? ¿Es un proceso consciente o inconsciente?  La verdad es que en gran parte de los casos, se aprende a base de oírlas, lo que no necesariamente quiere decir que se está concentrado en la misma. Por lo general, se escuchan sin prestarles atención mientras se llevan a cabo otras tareas, y pese a ello se logra aprenderla luego de oírla entre 5 y 10 veces.

Ese mismo sistema puede ser aplicado en una presentación, siempre que se sigan ciertos sencillos.

  • Escribir el texto de la presentación.
  • Grabarlo en un fichero mp3 o algo parecido, siendo aconsejable que cada apartado se grabe por separado para así acudir con facilidad a cualquiera de ellos.
  • Ponerlo varias veces de fondo mientras se realizan otras actividades.
  • Pronunciar en voz alta la presentación.

El último consejo es volver a escuchar los apartados que aún no se memorizan y repetir su pronunciación en voz alta.

via: pornocasero.com.co

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *